Barcelona acogerá el II Foro Internacional de Seguros Éticos

Barcelona acogerá el II Foro Internacional de Seguros Éticos

En el mes de noviembre de este año 2024, Barcelona será el lugar de confluencia de los diferentes actores del sector asegurador interesados en incorporar una mirada ética, social y ambiental tanto a sus inversiones como a su funcionamiento. El evento, organizado por el sello europeo EthSI de seguros éticos, que evalúa y acredita el cumplimiento de los criterios éticos en compañías y productos aseguradores, contará con voces destacadas del ámbito profesional y académico a nivel nacional e internacional. Será un espacio de encuentro y reflexión para compartir buenas prácticas, identificar los retos de futuro y valorar las estrategias para avanzar hacia ellos.

Este evento llega 6 años después del I Foro Internacional de Seguros Éticos, celebrado en marzo de 2018, también en Barcelona. En aquella ocasión, se contó con la participación de 15 entidades diferentes, entre administraciones públicas, compañía de seguros y otras organizaciones que forman parte de un sistema integral de finanzas éticas dónde los seguros éticos tienen un rol importante. En la primera edición del Fórum, se compartieron experiencias de Bélgica, Francia e Italia, complementando las experiencias estatales de incorporación de criterios éticos y sociales vinculados al mundo del seguro.

Con los datos del último Barómetro de las Finanzas Éticas publicado por el Observatorio de las Finanzas Éticas, se puso de relieve que, con un volumen de primas de 1.222 millones de euros y 3,8 millones de pólizas gestionadas por las 10 entidades registradas con el sello europeo EthSI, el sector asegurador ético se encuentra en un momento de crecimiento que este Fórum Internacional quiere consolidar y seguir impulsando.

CAES, comprometidas con el seguro ético y solidario

Desde CAES, proyecto de intercooperación para la promoción del seguro ético en la economía social y solidaria, celebramos que este noviembre tenga lugar el II Foro Internacional de Seguros Éticos. Defendemos que los espacios para conocernos y compartir experiencias son necesarios en el objetivo compartido de fortalecer el seguro ético y solidario. 

Los seguros éticos y solidarios en Idearia 2024

Los seguros éticos y solidarios en Idearia 2024

Unas 200 personas llenaron Idearia 2024, el XVI encuentro de la economía social y solidaria, centrado en el trabajo digno y celebrado en las Palmas de Gran Canaria

Desde CAES, el proyecto de intercooperación para un aseguramiento ético y solidario, participamos y ayudamos a hacer posible el evento.

Las Palmas de Gran Canaria acogió, entre los días 6 y 8 de mayo, una nueva edición de Idearia, el encuentro bienal de la economía social y solidaria (ESS). Esta edición, que contó con la participación de unas 200 personas, estuvo organizada por la Red Anagos y REAS Red de Redes.

Durante tres días, personas vinculadas a entidades, organizaciones y empresas de la ESS de todo el territorio confederal participamos en conferencias, charlas y talleres alrededor del trabajo digno. Desde la economía solidaria promovemos un empleo digno, saludable y emancipador, basado en la cooperación y en el equilibrio salarial, en el derecho a participar de la propiedad de los medios de producción y en la toma de decisiones. Entendemos como trabajo toda actividad humana que hace posible que la vida se sostenga, sea tratada con cuidado y se reproduzca, tanto en el presente como en el futuro.

Una destacada delegación de CAES asistimos a Idearia 2024 y participamos en las distintas actividades con el objetivo de generar sinergias con otras personas, entidades y organizaciones de la ESS. Volvemos a nuestras respectivas sedes con la intención de trabajar e implementar todas las buenas prácticas relacionadas con el trabajo digno, desde la inclusión, los cuidados, la salud laboral, el espacio sostenible o la democracia y la gestión de conflictos.

Desde CAES entendemos que el seguro ético y solidario es una herramienta imprescindible, como parte del sistema integral de finanzas éticas y de la economía solidaria, para avanzar hacia un trabajo digno. El certificado EthSI de buenas prácticas y transparencia en el sector asegurador acredita la responsabilidad laboral, así como una estructura horizontal y democrática. Por este motivo, estamos muy satisfechas del gran éxito de esta edición de Idearia.

Entrevista a CAES, entidad colaboradora de Idearia2024

Entrevista a CAES, entidad colaboradora de Idearia2024

Artículo publicado originalmente en Economía Solidaria

¿Qué es CAES?

CAES, Cooperación para el Aseguramiento Ético y Solidario, es un proyecto de intercooperación de las corredurías SERYES y Arç Cooperativa para fomentar e impulsar el seguro ético y solidario en la economía social y solidaria.

Ambas corredurías disponemos del sello EthSI (Ethical and Solidarity Based Insurance), una certificación de gestión ética y solidaria del sector asegurador.

Defendemos que la cooperación y el trabajo en red con las redes de economía solidaria es la mejor manera de promover unos seguros basados en la transparencia, la responsabilidad social y ambiental y unas inversiones sostenibles y responsables.

¿Por qué un seguro ético y qué tipos de opciones existen?

Desde CAES entendemos el seguro ético y solidario como un instrumento social basado en tres principios: la mutualidad, la equidad y la transparencia.

En otras palabras, el seguro debe ser un instrumento colectivo al servicio de la comunidad y asequible para todas las personas. Además, debe partir de un pacto entre iguales, sin abusos ni cláusulas injustas, discriminatorias o ambiguas.

Es importante recordar que el seguro ético y solidario reporta unos beneficios sociales que deben aflorar e introduce en el mercado asegurador las prácticas propias de la finanza ética.

Gracias al sello EthSI, cuando una cooperativa, organización o empresa de la economía solidaria contacta con nosotras, sabe que nuestras prácticas socioempresariales están alineadas con los valores de la economía solidaria. Además, siempre priorizaremos productos aseguradores de entidades y compañías aseguradoras que también dispongan la certificación EthSI.

¿Cómo contribuye CAES y los seguros éticos a la Economía Solidaria?

Desde CAES trabajamos para que el seguro forme parte de un sistema integral de las finanzas éticas, al lado de la banca y el crédito. Por este motivo, somos parte activa de la Mesa de las Finanzas Éticas de REAS Red de Redes.

El seguro ético forma parte de la estrategia de articulación del mercado social y de nuestra apuesta por una economía que sitúe a las personas, las comunidades y los ecosistemas al centro. Se trata de una herramienta más para consolidar un ecosistema financiero democrático, horizontal y participativo que esté al servicio de la transformación social y ambiental.

Habéis colaborado con la organización de Idearia porque….

Esta no es la primera vez que colaboramos con Idearia o con otros encuentros impulsados por las redes de economía solidaria. Entendemos que eventos de este tipo son imprescindibles para poder compartir aprendizajes, conocernos más allá de la pantalla y generar dinámicas que repercutan positivamente en la economía transformadora.

Al fin y al cabo, el seguro ético y solidario es una herramienta que nos permite cultivar las redes de economía solidaria. Por lo tanto, estamos encantadas en movilizar recursos financieros para ayudar a hacer posible un encuentro como Idearia, que, además, en esta edición se centrará en el trabajo digno, uno de los pilares de la economía solidaria y de nuestro proyecto de intercooperación.

Arç Cooperativa cumple 40 años impulsando el seguro ético y solidario

Arç Cooperativa cumple 40 años impulsando el seguro ético y solidario

La socia del proyecto CAES ha aportado, en la última década, más de 800.000 € a entidades de la economía solidaria. También tiene 90.000 € en participaciones en proyectos solidarios y transformadores.

La correduría de seguros ya da cobertura a más de 250.000 personas y más de 3.500 empresas y organizaciones tienen pólizas gestionadas de manera ética y solidaria con la cooperativa catalana.

Cerca de doscientas personas se reunieron el viernes 10 de noviembre en el Casinet d’Hostafrancs de Barcelona para celebrar el cuadragésimo aniversario de Arç Cooperativa, una de las entidades socias del proyecto CAES. El acontecimiento aglutinó a representantes de cooperativas y entidades de la economía solidaria para conmemorar las cuatro décadas de trayectoria del proyecto.

El acto tuvo como pilares las actuaciones musicales de Gemma Humet, Landry y la FM y una mesa redonda de expertas donde se debatió sobre los retos para avanzar hacia una transición ecológica, democrática, justa y feminista. El acontecimiento también contó con la participación de socias de Arç y se dio voz a otros proyectos transformadores como Sostre Cívic, Fiare Banca Ética y Coop57.

La cooperativa ha aprovechado la ocasión para publicar un interactivo que hace un recorrido por sus 40 años de historia para recordar el papel que ha jugado en la promoción de la economía social y solidaria, el cooperativismo y el mercado social.

40 años de historia

Arç Cooperativa nació el 1983 de la mano de un grupo de personas vinculadas a los movimientos sociales, el ecologismo y la izquierda anticapitalista de liberación nacional. Jordi Via, uno de los socios fundadores del proyecto y actual presidente de Financiación Ética y Solidaria, FETS, explicó que “su sueño era autoorganizarnos en cooperativa para podernos desarrollar profesionalmente y personalmente.”

Los valores fundacionales de la entidad eran la ayuda mutua, la responsabilidad, la democracia, la igualdad, la equidad y la solidaridad. Actualmente, veinticinco personas, entre socias de trabajo y trabajadoras, viven del proyecto profesional de correduría de seguros.

Cooperando para transformar

Las socias fundadoras de Arç Cooperativa crearon la entidad con el objetivo que la actividad socioeconómica de la organización tuviera un impacto positivo en la sociedad, el medio ambiente y las personas. Para llevarlo a cabo, Via destaca como, desde los inicios, “se buscaron acuerdos con otros proyectos cooperativos, críticos y transformadores, ya que la intercooperación es la manera natural de relacionarnos de las cooperativas y la economía solidaria”. En la actualidad, la cifra de acuerdos de intercooperación de Arç Cooperativa supera la setentena.

A través de esta estrategia, la cooperativa ha podido aportar, solo en esta última década, más de 800.000 € como retornos económicos y patrocinios a entidades de la economía solidaria y proyectos transformadores.

Al mismo tiempo, su apuesta por la cooperación con otros agentes y hacer crecer el mercado social les ha llevado a tejer diferentes alianzas. En 2003, fueron una de las impulsoras de la Xarxa d’Economia Solidària de Catalunya (XES) y, en 2011, tuvieron un papel fundamental en la creación del Grup Cooperatiu ECOS, una cooperativa que agrupa diferentes proyectos socioempresariales cooperativos.

En 2014, juntamente con SERYES, impulsaron CAES, para promover el seguro ético y solidario en todo el Estado español. Según su coordinador ejecutivo y actual presidente de REAS Red de RedesAlfonso B. Bolado: “esta manera de trabajar en red es la mejor estrategia para escalar nuestra capacidad transformadora.”

Pioneras en el seguro ético

Arç Cooperativa juntamente con CAES, es una de las entidades referentes en la promoción del seguro ético. El 2009, fueron la primera correduría en obtener el sello EthSI de certificación ética y solidaria con el máximo nivel de registro. Desde entonces, han renovado cada año el distintivo que otorga el Observatorio de las Finanzas Éticas. El comité evaluador valora, entre otros datos, las cifras del 99% del flujo económico a través de entidades de las finanzas éticas; la paridad del equipo donde más del 56% son mujeres; una banda salarial del 2,37; o las 80 horas que las personas socias y trabajadoras destinaron el último año a cuidados personales y familiares.

Hoy en día, la correduría de seguros ética y solidaria ya protege a más de 250.000 personas y más de 3.500 cooperativas, organizaciones y proyectos ya confían en su gestión.

Impacto social y ambiental

Desde sus inicios, en Arç Cooperativa han querido recuperar el sentido original del seguro como experiencia comunitaria, vehículo de solidaridad y de cohesión social. Participan en diferentes estructuras de segundo grado de la economía social y solidaria, como lo es el proyecto CAES, y tienen invertidos 90.000 € en diferentes proyectos socio-empresariales cooperativos, ambientalmente sostenibles y transformadores. Según Bolado, “hay que llevar los valores a la práctica y no quedarnos solo en una declaración de intenciones”. El coordinador ejecutivo explica que la aportación de capital es solo una de estas prácticas transformadoras.

Además, la intención de la cooperativa es continuar siendo un agente clave en la creación y la promoción del sector asegurador éticamente orientado, estrategia fundamental para avanzar hacia una transición ecológica, democrática, justa y feminista. Bolado declara que “desde Arç Cooperativa estamos comprometidas en ampliar nuestra oferta de productos y servicios específicos para los sectores más estrechamente ligados a esta necesaria transición ecosocial”. Y esta estrategia pasa para seguir promoviendo un sector asegurador éticamente orientado dentro del sistema integral de finanzas éticas a través de la herramienta CAES.

Finanzas éticas al servicio de una transición ecológica, justa y democrática

Finanzas éticas al servicio de una transición ecológica, justa y democrática

Artículo publicado originalmente en Energías Renovables

La emergencia climática y el agotamiento de los recursos fósiles han precipitado una transición energética con importantes implicaciones en los modelos de producción, distribución y consumo de la energía. Mientras las grandes empresas y los grupos financieros que han contribuido al calentamiento global están volcadas en controlar el sector de las renovables, ciudadanía, comunidades de vecinos, asociaciones y cooperativas están creando alianzas bajo el paraguas de las comunidades energéticas para desempeñar un rol protagonista en la producción y la distribución de la energía. ¿Qué papel pueden jugar las entidades de las finanzas éticas en la consolidación de un movimiento ciudadano basado en el empoderamiento, la propiedad colectiva y la democratización de la energía?

Clara Soler Roig y Albert Castillo i Sampedro*

Estos últimos años, la ciudadanía organizada, los grupos ecologistas, los movimientos sociales y la economía solidaria se están organizando para promover que la necesaria transición ecológica se haga siguiendo criterios de justicia social y democracia económica. Proponen que los cambios que debemos implementar como sociedad para que las actividades humanas no pongan en peligro la sostenibilidad del planeta deben ir en paralelo con la erradicación de la pobreza y las desigualdades sociales, situando la sostenibilidad de la vida como el objetivo prioritario.

Las comunidades energéticas son un ejemplo paradigmático de esta transición ecológica justa y democrática. Nacidas de la voluntad y determinación de grupos de personas para organizarse de forma democrática y autogestionada, proponen un sistema energético sostenible al servicio del bien común. Son propuestas colectivas basadas en la obtención de energía de una fuente de origen renovable para el autoconsumo. De este modo, las consumidoras pueden acceder a una energía limpia, de la cual son copropietarias, a un precio más justo.

El compromiso de la economía solidaria con las comunidades energéticas

Las comunidades energéticas comparten su ADN con el movimiento de la economía solidaria basado en la equidad, la sostenibilidad ecológica, la cooperación, el reparto justo de la riqueza y el compromiso con el entorno. No es casualidad que muchas de las iniciativas que promueven la creación de comunidades energéticas nazcan de cooperativas y entidades de la economía solidaria.

Primer encuentro de comunidades energéticas de l’economia social y solidaria de Som Comunitats

En Cataluña, Som Comunitats es una alianza entre siete entidades y cooperativas de la economía social y solidaria para fomentar la creación de comunidades energéticas desde los principios éticos y solidarios. Según Francesc Casadellà, miembro del equipo de Som Comunitats, “la transición energética no se basa solo en la descarbonización del sistema, sino que también queremos democratizar el acceso y el uso energético, apostando por una propiedad colectiva y no dejar a nadie fuera”. La plataforma ha acompañado a unas sesenta comunidades energéticas repartidas por toda la Península Ibérica, Baleares y Canarias. Actualmente, están trabajando para poder ayudar a la creación de más de 1.000 comunidades, una en cada municipio y barrio de Cataluña, a partir de este otoño.

En 2017, Som Energia, una de las 7 entidades impulsoras de Som Comunitats, creó, conjuntamente con Coop57 el Germinador Social, un concurso para estimular el “desarrollo de nuevos modelos de democratización de la energía y el empoderamiento social, la eficiencia energética y las energías renovables”, según Casadellà. A partir de 2020, los premios incluyeron una categoría dedicada a las comunidades energéticas. Desde entonces, 35 comunidades energéticas han participado y 13 han sido galardonadas.

Asamblea de BATEC

En Barcelona, otro grupo de cooperativas y asociaciones de la economía social y solidaria se han agrupado en el proyecto BATEC, una iniciativa que tiene como objetivo ser a referente en la transición energética hacia un modelo sostenible, justo y democrático. “Impulsamos proyectos transformadores que presenten retos complejos que requieran la intercooperación para abordarlos”, comenta Gaia D’Elia, coordinadora de BATEC. Según la responsable, las comunidades energéticas son una herramienta fundamental para transformar el modelo energético, pero no la única: “Trabajamos con escuelas, cooperativas agrarias y otras entidades para promover la descarbonización y la ambientalización de los espacios donde vivimos, trabajamos o producimos.”

A nivel estatal, Unión Renovables, la unión de cooperativas de consumidoras y usuarias de energías renovables que aboga por un consumo responsable, un empoderamiento ciudadano y un modelo de gestión de la energía distribuida, también fomenta la creación de comunidades energéticas desde los principios de la cooperación y la ayuda mutua. Según Alfonso García Márquez, portavoz de Unión Renovables, la propuesta de las comunidades energéticas “encaja como un guante” con los objetivos de la entidad. Para García, el modelo cooperativo aporta las herramientas e instrumentos que necesitan las comunidades energéticas, ya que el cooperativismo “permite dotarnos de reglas y valores, con prácticas sociales de éxito.”

Otras finanzas para la transición ecológica

ara entender el papel de la economía solidaria, el cooperativismo y las finanzas éticas en la transición energética es fundamental reflexionar sobre la otra cara de la moneda. El sistema financiero convencional mantiene un papel central en la economía fósil y el calentamiento global. El informe Banking on Climate Chaos 2022, publicado por seis organizaciones no gubernamentales internacionales constata como las sesenta mayores entidades bancarias del mundo concedieron 4,6 billones de dólares en seis años al sector de los combustibles fósiles.

En paralelo, veinticuatro organizaciones de todo el mundo promovieron, en el marco de la campaña Insurance our Future, el estudio 2022 Scorecard on Insurance, Fossil Fuels and the Climate Emergency. El informe recoge cómo todavía grandes compañías aseguradoras y reaseguradoras dan cobertura a los riesgos asociados con la extracción de petróleo y gas, dos elementos clave en el calentamiento global.

Datos como estos demuestran cómo las entidades financieras convencionales, aunque están cambiando su foco de actividad e inversión hacia una economía ‘verde’, siguen apostando por inversiones que, como en la extracción de combustibles fósiles, buscan el máximo beneficio en el menor tiempo posible. En definitiva, son actores clave en armar un sistema económico y productivo totalmente desconectado de las necesidades reales del planeta, de las personas y de la economía real.

En contrapartida, existen otras finanzas basadas en criterios éticos, movidas por los valores de justicia y transformación, participativas, transparentes y que buscan financiar proyectos con importantes repercusiones sociales, culturales y medioambientales. Las finanzas éticas ya representan el 5% del PIB de toda la Unión Europea, como indica el primer informe Las Finanzas Éticas y Sostenibles en Europa, publicado por la Fondazione Finanza Etica y la Fundación Finanzas Éticas.

Oficinas de Fiare Banca Etica en Barcelona

La economía solidaria tiene muy claro la necesidad de consolidar un ecosistema financiero al servicio del bien común controlado democráticamente, que redirija el flujo del crédito y la inversión hacia la resolución de las necesidades sociales y ambientales. Entidades cooperativas de las finanzas éticas como Fiare Banca Etica o Arç Cooperativa están demostrando que su actividad socioeconómica está al servicio de una transición ecológica justa y democrática en su conjunto y de las comunidades energéticas en particular.

Apoyando la parte financiera desde Fiare Banca Etica

Fiare Banca Etica como entidad cooperativa organizada desde la sociedad civil, comparte los principios de comunidad, democracia y ser una herramienta al servicio de la ciudadanía. En 2019 se presentó un primer centro educativo en Madrid que solicitaba un préstamo para la instalación de placas de autoconsumo en sus edificios y desde ese momento la cooperativa creó líneas de productos tanto para entidades como para particulares y sus comunidades energéticas para poder acompañarlos en este proceso de cambio.

Encuentro de Asomada Solar a Cartajena

En 2022, el banco participó financieramente con la puesta en marcha de la comunidad energética La Pablo Renovable, probablemente la comunidad de vecinas más grande de todo el Estado, en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid. El objetivo principal era generar un “barrio solar” que provea de energía más limpia a 504 hogares de más de diez comunidades que conforman la mancomunidad de Pablo Iglesias. Por otro lado, también hay particulares que en su condición individual dan el paso hacia el autoconsumo allí donde viven, y la cooperativa les apoya con la financiación de su instalación.

Asegurando la generación de energía limpia y democrática

Por su parte, Arç Cooperativa, correduría de seguros integrada en el grupo CAES, mantiene un compromiso explícito con la transición ecológica, justa y democrática, desarrollando productos y servicios para responder a las necesidades derivadas de la transición ecosocial. Esta apuesta llevó a la cooperativa a negociar con compañías y entidades aseguradoras productos para cubrir las necesidades específicas de las comunidades energéticas, que distan mucho de los riesgos de instalaciones convencionales de generación de energía renovable. En su oferta destaca un seguro colectivo de responsabilidad civil diseñado según las características y el crecimiento de las comunidades.

Equipo de Arç Cooperativa

Una de las comunidades energéticas que forma parte de este seguro colectivo es EnHerKom, de la localidad guipuzcoana de Hernani, donde destaca la colaboración público-comunitaria para el impulso de la comunidad energética. Se trata de un proceso de democratización donde los movimientos sociales y la ciudadanía defienden la gestión colectiva en una alianza con el poder público para su consolidación. En el caso de la comunidad energética hernaniarra, el consistorio ha aportado recursos y ha jugado un papel fundamental como socio colaborador. Ahora bien, los responsables de la entidad recuerdan que “el ayuntamiento debe tener claro su papel como un socio más de la comunidad energética”.

En el barrio pamplonés de Mendillori encontramos otra asociación adherida al seguro colectivo, la comunidad energética Mendillorriko Komunitate Energetikoa ‘Kemendi’. Según la Junta Directiva de la asociación, las entidades financieras tradicionales les han brindado muy poca ayuda o incluso han dejado sin responder sus peticiones. Se trata de una situación que refleja la distancia entre estas entidades más convencionales y la ciudadanía organizada en proyectos transformadores.

El caso de ‘Kemendi’ es otro ejemplo de la alianza entre administraciones y ciudadanía. La asociación nació gracias a una iniciativa promovida desde la Agencia Energética del Ayuntamiento. Además, el consistorio navarro se ha comprometido a ceder parte de la potencia de una instalación fotovoltaica del barrio a la asociación.

Grupo promotor de la comunidad Mendillorikko Komunitate Energetikoa "Kemendi" (Pamplona)
Grupo promotor de la Mendillorriko Komunitate Energetikoa ‘Kemendi’ de Pamplona

A más de 2.000 kilómetros de Navarra, en la isla canaria de La Palma, un grupo de ciudadanas, pequeñas empresas y administraciones se han organizado alrededor de Energía Bonita, una comunidad energética que abarca toda la isla y que tiene como objetivo “conseguir que buena parte de la generación de energía sea de propiedad ciudadana”. Núria Albet Torres, presidenta de la asociación, asegura que tienen importantes retos, pero están convencidas de que el proyecto puede ser “una oportunidad de mejora de la calidad democrática de nuestro territorio”.

Comunidades energéticas y finanzas éticas, aliadas en la transformación

Las comunidades energéticas, con sus particularidades y puntos en común, han llegado para ser un instrumento al servicio de la ciudadanía que quiere dar el paso para construir un modelo de provisión de energía limpia. Ya sea en Hernani, Pamplona, la Palma, Madrid, Rivas Vaciamadrid o Barcelona, grupos de personas se están organizando no solo para conseguir generar este nuevo modelo de autoconsumo, sino que crean modelos basados en la horizontalidad y la recuperación de lazos comunitarios, dos
características que compartimos las finanzas éticas y las comunidades energéticas en una sociedad que empuja hacia modelos individuales de maximización del beneficio.

Nuestra base común lleva a las entidades de las finanzas éticas a ponerse al servicio de las comunidades energéticas con el fin de prestar los servicios que puedan requerir y promover esta intercooperación para crecer y consolidar un modelo que aporta bienestar a la ciudadanía y al medioambiente. Paralelamente, hay grandes retos de trabajo como son el desconocimiento legal en el propio proceso y las trabas administrativas que grandes distribuidoras y comercializadoras ponen para retardar los procesos de conexión final. El camino será largo, pero estamos a tiempo de hacer las cosas mejor.

*Clara Soler Roig y Albert Castillo i Sampedro son los responsables de comunicación de Fiare Banca Etica y Arç Cooperativa – CAES, respectivamente.